Curso de preparación al parto

Vivamus suscipit tortor eget felis porttitor volutpat. Vivamus magna justo, lacinia eget consectetur sed, convallis at tellus. Vestibulum ac diam sit amet quam vehicula elementum sed sit amet dui.

El curso de Preparación al Parto incluye:

Vivencias Reales: La Magia de Parirme Para Parir en Testimonios

Andrea y Daniel

El acompañamiento con María Ángeles ha sido un regalo. Desde el primer momento sentí una profunda conexión, una sensación familiar, como de estar en casa. Esa fue la señal de que era la persona con quien vivir un proceso tan importante para mí.

Es una mujer tan profesional como cercana, con las cosas claras y mucha experiencia. A la vez, cuenta con muchas herramientas diferentes, lo que hace que sea un acompañamiento muy completo. Su propuesta es trabajar tanto en el plano físico como en el psicoemocional y espiritual, pues todo está relacionado.

Hicimos clases más teóricas sobre los procesos de embarazo, parto y lactancia; y otras más prácticas, como masajes, rebozo y meditaciones. Todo lo que compartimos hizo que me sintiera segura y en confianza, sostenida y en calma.

Me quedo con los cafecitos, las risas, las miradas cómplices y el amor que sentimos.

Araceli y Victor

Tuvimos claro desde el principio que deseábamos un parto en casa, así que, al poco de quedarme embarazada, comenzamos la búsqueda -nada fácil- de la persona que pudiese acompañarnos en nuestra aventura. Tuvimos la gran suerte de encontrarnos con nuestro ángel. Así la sentimos desde el comienzo, y es que ya en el primer encuentro supimos que habíamos dado con alguien muy por encima de nuestras expectativas, alguien que nos ayudaría a vivir la experiencia como nunca habíamos imaginado.

Desde preciosos y emocionantes rituales y meditaciones, hasta las explicaciones más profundas sobre las realidades de la maternidad, pasando por sesiones de reencuentro espiritual con nuestro yo interior, así como ejercicios para liberar arraigados patrones ancestrales; así es Mari Ángeles y su «Parirme para Parir».

Nuestro parto, naturalmente, fue un acto de amor, entrega, confianza, respeto, gratitud y también de agua, alaridos animales y algo de frustración… casi todo ello muy difícil de experimentar en los convencionales partos medicalizados, programados y forzados. Sintiendo que quienes me acompañaban estaban presentes, compartiendo conmigo la escena y gran parte de sus emociones, y no como meros espectadores, llevamos a término lo que parecía interminable.

La implicación de Mari Ángeles en los días posteriores sobrepasa lo profesional, mostrando más bien un interés familiar en lo que respecta a los cuidados de mamá y bebé. Dispuesta a ayudar casi en cualquier tarea y mostrando un amor de madre que casi toda nueva mamá necesitaría recibir, desearías que se quedase para siempre.

Aunque no sea posible, siempre se muestra disponible para cualquier duda o consulta al otro lado del teléfono, y si en algo no puede ayudarte, te pone en contacto con las mejores profesionales, una serie de ángeles que siento han ido llegando a nuestras vidas.

Daphne y josé

María Ángeles…

«Parirme para Parir» fue fundamental para mi embarazo, parto y vida en general. Es un programa de terapia precioso. Hicimos un trabajo superbonito, hubo mucha transformación y, además, vivir todo ese proceso de tu mano sembró la semilla de confianza y complicidad necesaria para llegar al parto con total seguridad hacia mí misma, hacia mi bebé y hacia ti, la persona que nos iba a acompañar en un momento tan delicado como ese.

Las clases de parto, los libros que nos recomendaste, tu idea de que seamos nuestras propias matronas… la verdad es que todo esto aporta tanto conocimiento sobre la fisiología, el funcionamiento del cuerpo durante el parto, las posturas, posibles complicaciones o situaciones, que cuando llegó el momento me sentía superpreparada y empoderada.

Al haber hecho todo esto juntas antes del parto, vernos tantas veces y compartir tanto, ya habíamos creado un vínculo de conexión y confianza que para mí fue fundamental a la hora de tener plena confianza en ti.

El ritual de bienvenida, que fue algo que hicimos en uno de los primeros encuentros, fue ya un momentazo de muchísima conexión, de compromiso, de entrega. Fue superlindo, y ahí siento que se gestó esa confianza plena de la que hablaba. Sentí tu entrega y compromiso y te entregué el mío. Sentí esa unión entre nosotras a través de la bebé, la sentí profundamente a pesar de que apenas te conocía. Fue muy hermoso.

En general, todo lo que hemos trabajado a través de «Parirme para Parir» ha sido una superbendición. Ha habido un antes y un después en mí, ha habido transformación. Recuerdo que me dijiste que el embarazo era un muy buen momento para sanar